sábado, 29 de octubre de 2011

LA MERIENDA

LA MERIENDA

Me llamo Alicia y tengo ocho años. Salgo del colegio a las cinco de la tarde y espero a mi madre que venga a recogerme con la merienda. No me gusta la que dan en mi cole. Ya la veo llegar, le doy un beso y rápidamente le cojo el bocadillo que ha preparado para mí. Mmmm, pan recién hecho con chocolate, ella sabe que eso es lo que más me gusta. Adoro a mamá.

Mientras caminamos despacio hacia casa voy comiendo mi bocadillo y mirando los escaparates de las tiendas que encontramos en el camino, algunas me gustan bastante: la papelería, siempre me paro para ver si han recibido cajas de lápices de colores, la pastelería con aquel olor tan rico, la perfumería… también me gusta su olor pero ahora no tanto porque estoy comiendo. También nos paramos en la tienda de ropa donde mamá se compra algo de vez en cuando, se lo prueba en casa y se lo enseña a mi papá que siempre le dice que está muy guapa.

Vamos a cruzar un paso de peatones y ya me he terminado el bocadillo, mamá me coge de la mano aunque yo le digo que ya soy mayor. Miramos las dos a la derecha, viene un coche demasiado rápido y , de repente, ya es de noche.

Mamá está a mi lado dormida, estamos en una habitación muy rara, las camas me resultan duras y hace frío, sólo estamos tapadas con una sábana. ¡Mamá, mamá, despierta! Gira la cabeza hacia mí -¿Qué quieres hija?- ¿Mamá dónde estamos?- Ella también parece confusa, al otro lado de la puerta oigo a mi papá y a mi hermano ¡Están llorando! No sé qué está pasando, empiezo a sentirme mareada y noto como si mi cuerpo no pesara nada, miro a mamá, está muy triste, escucho la voz de un hombre cómo le dice a papá que todo fue demasiado rápido, que la velocidad que llevaba ese coche era más que suficiente para matarnos en el acto, que no sufrimos nada, que era mejor así. Estoy flotando en la habitación con mamá que me coge la mano, ella también flota.

8 comentarios:

  1. Amparo, qué relato tan preciso, tan triste, pero tan inocente, gracias a la suave descripción de la pobrecita Alicia. Felicidades compi.

    ResponderEliminar
  2. Es triste y bello a la vez. Muy bien escrito en el lenguaje de una niña.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena!! Es un relato muy tierno.

    ResponderEliminar
  4. Gracias guapas, siempre animándome, un beso a todas.

    ResponderEliminar
  5. Muy triste y la parte final muy bien construida.

    ResponderEliminar
  6. Muy bello y enternecedor. Si ya te decía yo que te pusieras a escribir, estás descubriendo un filón de oro. Sigue que vas muy bien.

    ResponderEliminar
  7. Qué difícil escribir como habla una niña de ocho años.

    ResponderEliminar
  8. Un relato escalofriantemente bello. Me recuerda a los relatos de Raymond Carver, donde el cotidiano vivir siempre se ve sacudido de forma brusca por algún tipo de percance. Enhorabuena Amparo!!!

    ResponderEliminar