viernes, 26 de mayo de 2017

Pienso, luego escribo - Ellas son - Adelina GN



ELLAS SON

Sutilmente deslizo mi simbólica pluma al escribir, despertando a la musa que a mi lado quiere dormir, no quiero, ni deseo que descanse, pues crear para mi es el desvelo maravilloso que me ayuda a vivir. Despierta siempre quisiera estar, ya que escribiendo alimento la mente que algún día morirá, mantenme viva Literatura no me dejes sucumbir, pues las letras son mi deseo y  las que no me permiten dormir.

© Adelina GN

Tu lees, yo escribo - El sueño de Irene - Adelina GN


                                                         EL SUEÑO DE IRENE
Soy una mujer romántica, se decía Irene, a la hora de interpretar su sueño en aquel libro, hacía un tiempo que soñaba siempre lo mismo y aquel día por fin encontraría la explicación que a este se le otorgaba, refiriéndose al zapato que había perdido. Ella era más del pensar que cuando se sueña con ellos, tiene que ver con el cuento que todos recordamos de la infancia, en el que el amor triunfa cuando el Príncipe descubre a su amada al probarle tal complemento, y no con el verdadero significado que se le da a soñar con zapatos. Por aquel motivo y haciendo alarde a su romanticismo, no creía en aquella definición.
Aquella noche despertó de madrugada sobresaltada, empapada en sudor y aterrorizada, de nuevo la pesadilla que la atormentaba cada noche desde hacía un año aparecía, se levantó de la cama y miró por la ventana recordando lo que nunca olvidaría, y que tenía que ver con su sueño.
Irene huía despavorida por la calle, alguien la perseguía, tropezó y perdió su zapato, aquel hombre la alcanzó, propinándole una serie de golpes que la dejaron tendida en el suelo y sin conocimiento.
Secándose las lagrimas y suspirando hondo, Irene volvió a la realidad abrió el cajón de su cómoda y allí estaba, cada noche encontraba el zapato y se lo probaba, pero nunca, se convertía en princesa, solo le recordaba que había sido una mujer maltratada y que lo perdió huyendo de su agresor, que ya nunca más volvería a serlo, pues aunque no ocurriese como en la historia romántica por excelencia, Irene seguiría siendo una romántica empedernida, ya que creía en el amor por encima de todo. Aquel zapato era viejo y nada de lo que se refería a el le traía agradables recuerdos, pero estaba bien conservado, ella se ocupaba en cada despertar de su pesadilla, frotarlo como si fuese una lampara maravillosa y así contribuía a que sus miedos se esfumasen, mientras se decía a si misma ....
La superación y la dedicación a uno mismo afrontando los problemas que una mala experiencia puede suponer en la historia de tu vida, y que puede ser la de cualquiera, es para seguir soñando y recordar que nada ni nadie debe anular la personalidad de cada cual.
© Adelina GN

jueves, 25 de mayo de 2017

Finalistas IV Certamen de Cuentos Valencia Escribe



Lista, por orden alfabético, de los 10 relatos finalistas:


Buen viaje, comisaria, Mª José Baña Vecino. 
Detectiu a terra hostil, Alfredo Fornás Pallarés. 
Diga sorry, Franz Kelle.
El guardián de la luz, Laura Cabedo Cabo.
El Karma en la lavadora, Susana Gisbert Grifo.
Hotel Viena, Mª José Toquero del Olmo.
La asimetría de la determinación, Juanma Velasco Centelles.
La médium del Cabanyal, Eduardo Viladés Fdez. de Cuevas.
Performance, Fco. Javier Gil Rumí.
Terapia de choque, María Tordera Baviera.

miércoles, 24 de mayo de 2017

HAIKU - No tengas... Adelina GN


Un Haiku es un poema breve de aproximadamente 17 sílabas. Se compone de tres versos de 5, 7 y 5 sílabas, sin rima, y trata principalmente de instantes objetivos de la naturaleza y la vida.

No tengas prisa
caminemos despacio
todo termina.

©Adelina GN