miércoles, 14 de noviembre de 2012

15. (Concurso Otoñal) UN SOLDADO

Entramos en Moscú para descubrir una ciudad helada y vacía, que apenas lográbamos llenar con el murmullo de nuestros maltrechos pasos. Según avanzábamos por ella, sólo la derrota se decidió a seguirnos, haciéndonos la promesa de cobrarse más vidas en el inevitable viaje de vuelta. ¿Cuántos habían caído ya muertos de hambre y de frío, cuántos caerían? El blanco de la nieve me cegaba y borraba los detalles de sus rostros; sin embargo me acordaba de él, de sus últimas palabras, aquellas que me han mantenido con vida: “vigila tus pies”.
Agacho la cabeza y una vez más elijo un infeliz, ése al que le robaré los zapatos cuando caiga la noche. No puedo hacer otra cosa.

Lily Popp

4 comentarios:

  1. Muy triste. Una experiencia aterradora. Suerte Lily

    ResponderEliminar
  2. Instinto de supervivencia supongo. Me ha gustado. Suerte.

    ResponderEliminar
  3. Supervivencia extrema. Muy duro y quizá, en este país, muy real.

    ResponderEliminar