lunes, 30 de enero de 2012

SEDUCCIÓN

Ella había empezado a tratarlo con indiferencia, pensaba él. Le dolían sus ausencias, siempre de cara a la maldita pantalla del ordenador. Le decía que quería ser escritora y que tenía que comprenderla, que era un oficio difícil y requería mucha dedicación pero que ya no concebía su vida sin ese firme camino que se había trazado. Él le reprochó hasta el agotamiento. Ella se cansó. Un buen día se sorprendió a sí misma coqueteando con un hombre, de exquisita delicadeza, que escribía unos hermosos relatos. Se leían el uno al otro y ella pensaba que aquellas frases tan bellas la seducían como nunca antes hombre alguno lo hiciera. Soñaba con el escritor muchas noches mientras dormía al lado de él, que ya no le decía casi nada, parecía haberse cansado de protestar y compartía la vida con ella con aire de infinita resignación. Veía la televisión, cocinaba para ella y, a veces lo sorprendía leyendo algún libro cosa que nunca antes había hecho. Entretanto el deseo de ella por aquel desconocido se iba acrecentando. Él se instaló un despacho en el cuarto de invitados y allí con su música y sus historias celebraba cada día el milagro de haber vuelto a seducirla.

19 comentarios:

  1. Qué bonito, Lu! Al principio sonaba triste pero luego es bello

    ResponderEliminar
  2. El, es aquél, qué bueno. Un amor ciber que me recuerda a la peli de Meg Ryan y Tom Hanks en la que él es un librero de éxito y ella la dueña de una librería a punto de quebrar.

    ResponderEliminar
  3. A mí me recuerda aquella canción que decía: ¿Quién te escribía a ti versos, dime niña quién era?..., que resultaba que era el propio marido.
    Muy buen micro. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  4. Si, Yolanda, en esa canción estaba pensando mientras lo escribía. La película no la he visto. Gracias a tod@s.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ha gustado Lu. Aunque me he liado un poco.

      Eliminar
  5. Pues mi espesura del lunes hace que no lo entienda. Lo volveré a leer mañana. Lo encuentro confuso. Si él es su compañero, y el escritor es el otro, ¿como es que sueña con el escritor y duerme al lado de él? Lo siento, no lo pillo, que alguien listo me lo explique!! No entiendo que sea el marido o el compa quien la seduce ¿es tonta? No lo entiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué poco romántica, Malén. Claro, tú como yo tienes una araña en el ojo, si es que....

      Eliminar
  6. Malén está claro que se trata de un único amante.Va a ser que andas un poco espesita. No me extraña...¡con tanto animal suelto! jajajaja.

    Hada, la idea del relato me gusta mucho, pero a mi en particular me sobra tanto pronombre personal. Quizás a ella le puedas dar un nombre, se me ocurre, como solución. Es una sugerencia. Si no quieres nombrarla, al menos, busca recursos para quitar alguno. Por ejemplo:

    (Ella) Decía que quería ser escritora y que tenía que comprenderla,...

    coqueteando con un hombre, (en aras de hacer más inteligible el texto,...y no miro hacia las islas,...jejeje), dejaría claro en esa primera frase, que es en la red, aunque luego por el contexto se entienda.

    dormía al lado de él, (idem. Cambiaría él por su amante, compañero,...).Esa frase desde Soñaba hasta resignación la reformularía. Creo que le quitaría "que ya no le decía casi nada".

    y, a veces la sorprendía leyendo algún libro cosa que nunca antes había hecho...Esta frase me resulta contradictoria. ¿Es él o ella el/la que lee? Si es ella, no tiene mucho sentido. Sería la 1ª escritora que no lee.

    Creo que si lo pules un poco más quedará redondo. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Geli. Ya he corregido algo , en cuanto tenga tiempo vuelvo a ello.

      Eliminar
    2. Lo he vuelto a mirar y creo que lo dejo así. Está claro, creo que cuando digo "ella" y "él" me refiero a la pareja. El tercero en discordia, que luego no resulta serlo se nombra como: "un hombre", "el escritor". En cuanto a que es una relación cibernética creo que queda claro.

      Eliminar
  7. A mi también me recuerda la canción de Cecilia adaptada a los actuales sistemas de comunicación.El relato al principia transmite tristeza, después resignación e indiferencia y cuando se intuye la infedelidad virtual lo resuelves felizmente. Enhorabuena Leocad.. digo Lucrecia.

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado la manera de enfocar la necesidad de cada cual de buscar su propia felicidad. La busqueda de la fuente que te de de beber esa agua que necesitas, y lo mejor, que la persona que está a tu lado, sabiendo esa necesidad del otro sabe convertirse en el agua que necesita. Esa segunda seducción es aún mas profunda que la primera, ya que en la primera piensas en ti, en la segunda en "nosotros".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué hermoso comentario. Gracias, José Luis.

      Eliminar
  9. Me ha encantado!!! También yo le he encontrado semejanza con la canción del ramito de violetas, pero enfocada a estos tiempos. Muy, muy bueno!!!

    ResponderEliminar
  10. Poco más puedo decir a lo ya dicho, así que sólo te diré que creo que es un relato perfecto, al menos en mi opinión, claro...

    ResponderEliminar