sábado, 25 de febrero de 2012

Fuera de África



No hay palabras suficientes para describir África. Me enamoré de su luz y de esa atmósfera tan diáfana que inundaba todo lo que nos rodeaba. Me encantaron sus contrastes de colores, del intenso verde de las selvas, al amarillo profundo de las sabanas. No existe cielo tan azul como el africano, tampoco tan inmenso. Jamás desaparece de mis recuerdos. No cambiaría por nada los paisajes infinitos y esa luz de puesta de sol de caramelo. Me transformé en otra y reverberaba porque era feliz. Formaba parte de la tierra, la amé, podía respirar  y  sentirme libre, alejada de las constreñidas convenciones de la buena sociedad danesa. Allí transcurrieron los mejores años de mi vida porque estaba enamorada.  Yo tenía un amigo y una granja en África...

10 comentarios:

  1. Yo creo que los lugares tienen el poder de moldearnos conforme la esencia que poseen. Excelente micro.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, Maga, a mí también me hubiera gustado vivir un tiempo allí, en esas memorias.

    ResponderEliminar
  3. Y a mí, y más con Robert. ¡Tan guapo y gentil! Pero también un espíritu libre, al que no se podía encerrar. Muy bonito Mag.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, con él hasta nos hubiera gustado compartir una chabola del extrarradio de cualquier ciudad latina!!

      Eliminar
  4. Qué bueno Malén. Hay una frase de tu micro que me ha gustado especialmente, siendo, muy probablemente, la más sencilla en su construcción, pero de una limpieza y fuerza... "No existe cielo tan azul como el africano, tampoco tan inmenso" Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ser tan amable. Siempre es agradable, aunque necesitemos palos para mejorar como dice LU!!

      Eliminar
  5. Malén, esta también es una de mis favoritas, no sólo te ofrece vivir una historia, sino que te llena de sensaciones agradables a través de los sentidos. Tu relato está estupendo, ni falta ni sobra. Por cierto, otra peli parecida es "En ningún lugar de África" es alemana, no se si estará traducida, es preciosa.

    ResponderEliminar
  6. Pues creo que no la conozco, gracias!!

    ResponderEliminar
  7. No cambiaría por nada los paisajes infinitos y esa luz de puesta de sol de caramelo.

    La verdad es que con frases como esta me entran ganas de correr a una agencia de viajes y solicitar cualquier destino en el continente africano.

    Tu texto despierta los sentidos, Malén.

    ResponderEliminar