viernes, 13 de julio de 2012

UN MOMENTO TRASCENDENTAL



Sentadas en la terracita de un bistrot de Paris, las cinco compañeras despedían el curso escolar con una pequeña celebración con limonada.
Gabriela fue la primera en alzar los pies y, con la cara vuelta al sol, cerró los ojos reclinándose en la silla a dormitar. No tardaron en sumarse las otras cuatro.
Con el calor, la quietud y los pensamientos volando de una imagen a otra, Gabriela fue visitando cada uno de los momentos vividos en los últimos años. Las interminables horas de estudio, los sábados de risas y baile, los nervios de los exámenes y las terribles peleas por los chicos.
Todo se acababa. Hoy podría ser el último día que estarían juntas. Mañana sus destinos se separarían.  Una sensación agridulce invadió su ánimo.  Hasta ahora no se había dado cuenta de lo importante que era este momento. El punto final de un capítulo de sus vidas.
Abrió los ojos para observarlas. Con el ceño fruncido parecían estar absortas en sus pensamientos.  Si ellas sentían lo mismo, podían hacer un pacto, un juramento de amistad o algo por el estilo.
-          ¿En qué estáis pensado ahora?- preguntó ilusionada.
-          En una limonada bien fresquita- respondieron las cuatro al unísono.

7 comentarios:

  1. Mucha candidez desprende este relato...

    ResponderEliminar
  2. Sí, me ha gustado. ¿Quién es MARME? Felicidades, Marme, bienvenida.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por vuestros comentarios. Soy nueva por aquí. Estoy encantada de participar con mis relatos. Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito tu relato de presentación, Mar. Estamos content@s de que estés navegando a nuestro lado. ¡Feliz crucero!

    ResponderEliminar
  5. Bienvenida Marme. Un relato con un final impactante, sobre todo para ella, pobrecita... :)

    ResponderEliminar