martes, 2 de abril de 2013

AMIGAS



Eran tres, como las hijas de Elena. Las tres de todos los cuentos, canciones y poemas. No las unían los lazos de consanguinidad, sino la cercanía. La vida las había golpeado a fuerza de desengaños y tristezas. Y ahora, libres al fin de sus ataduras, con sus cabezas blancas y altas permanecían juntas con sus sonrisas y sueños intactos hasta el final de sus días.

4 comentarios:

  1. Me encanta, Maga. Yo me apunto a una comuna mixta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ayssss, qué bonito, Malén...!!!

    ResponderEliminar
  3. ¿Dónde están los chicos, Malén? ¿Los mataste? Ja ja ja... Está muy bueno. Un abrazo.

    ResponderEliminar