martes, 30 de abril de 2013

La madre de la tormenta.



Siempre que llovía salía a pasear. Se acercaba al parque, se descalzaba y pisaba los charcos mientras la lluvia recorría su cuerpo. Ella se sentía viva, llena de fuerza y de esperanza. Bella, joven y con un sinfín de hazañas que llevar a cabo. Aquella lluvia le limpiaba y curaba las heridas de una vida dura y dedicada a todos menos a ella misma. Bajo aquella tormenta se sentía libre. La gente la observaba a lo lejos, en la distancia. La llamaban “la madre de la tormenta” por aquella afición que ya se había convertido en costumbre.  Pero como cada día de lluvia, alguien les llamaba y una vez más aparecieron en el parque como salidos de la nada. La agarraron suavemente por los brazos y la cubrieron con una manta.
-         -  Señora Asunción, no puede seguir haciendo esto. Un día tendremos que llamar a los Servicios Sociales para que la metan en una residencia. ¿Quiere resfriarse? A su edad no puede hacer estas cosas. – Dijo el policía.

La señora Asunción se miró las manos arrugadas y sonrió. Mañana también llovería.

7 comentarios:

  1. Hola a todos! Siento haber estado tanto tiempo sin escribir, pero vuelvo con fuerzas y con muchas ganas de seguir aportando relatos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida de nuevo, Amparo! Me ha gustado mucho tu relato. No hace falta que te diga que puedes escribir sobre lo que quieras, te guste o no la foto que proponemos. Un abrazo!!

      Eliminar
  2. Muy buena tu aportación, Amparo. Confío en seguir leyéndote.

    ResponderEliminar
  3. Muy bello relato, Amparo. Bienvenida de nuevo.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho Amparo. Un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! Encantada de estar otra vez aquí.

      Eliminar