martes, 2 de abril de 2013

Voluntad de vivir


Olvidada de la escritura, permanecí en silencio durante días interminables. No sabía el motivo de mi desgana general así que me dejé llevar por mis sentimientos y me fui sumergiendo en una apatía pegajosa y resistente que se iba apoderando de mí cada día un poco más. La primavera azotaba con un viento insoportable a la gente y a las cosas y el mundo se degradaba en miserias incontables e incontrolables. Tuve que huir de los telediarios e, incluso, sentía miedo de las noticias de la red. Me vino de pronto la voz de Nietzsche y su “voluntad de poder”, esa fuerza que nos hace amar la vida y autoafirmarnos en ella sean cuales sean las circunstancias. Y me dije: estos son los tiempos que me ha tocado vivir. No puedo salvar al mundo. Solo puedo seguir creando mi vida hasta el último aliento y compartirla con vosotros.

5 comentarios:

  1. Precioso Lu, y me anoto el mensaje para ponerlo en práctica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, prima, vamos a ponerlo en práctica.

      Eliminar
  2. Esperanzador canto hacia lo positivo, una actitud necesaria y nada fácil de adoptar en estos tiempos revueltos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Por fin, Lu. Ya teníamos ganas de leerte de nuevo. Ahora solo pon la directa y no pares, sigue, sigue...

    ResponderEliminar