domingo, 19 de agosto de 2012

TARDE DE AGOSTO




                                                     

Dentro de la casa, en una calurosa habitación, dejó olvidadas las peleas y los golpes. Se vistió con un ligero  desmangado de lino sin contestar al capcioso interrogatorio de su marido; su peinado, el maquillaje y ese leve vestido señalaban otros objetivos diferentes a una cena con sus amigas.

Ya en la calle, bajo el salvaje sol de agosto, comenzó a bajar los peldaños  para alcanzar otro universo que le devolviera el sentido a su oscura existencia.

Puntualmente frenó ante ella un coche. Se abrió la puerta y se acomodó entre la paz y el amor sin condiciones. Las sonrisas y las palabras de apoyo flotaban en el pequeño espacio. Suspiró feliz. El coche arrancó con tres mujeres hacia un destino más apacible.

Pasadas dos horas escasas, su casa voló por los aires. Su marido, borracho, no percibió el olor a gas. Ellas, comenzaron a vivir. 

16 comentarios:

  1. Este está dedicado para Malén, seguro

    ResponderEliminar
  2. Gracias wis, no sé por qué lo dices, ya sabes que yo me hubiera cargado al marido de un plumazo, de hecho es lo que hago siempre, solo con la palabra.
    Precioso relato con unas suertudas protagonistas.

    ResponderEliminar
  3. Quería hacer un elogio a la amistad (como uno muy bonito que ha escrito Malén) pero al final decidí darle este giro más dramático.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí es un precioso canto a la amistad.

      Eliminar
    2. Pues se lo dedico a Malén. Es cierto que, mientras lo escribía, me estaba acordando de ella ¿Por qué será?

      Eliminar
  4. Tu relato me sugiere un Thelma y Louis made in Amparo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo es. La verdad es que esta foto me sugería muchas cosas.

      Eliminar
  5. ¡Genial Amparo! Me gusta la brevedad con la que has narrado todo un drama sin dejar de lado todos los ingredientes: intriga, humor, agilidad...

    Enhorabuena. :)

    Abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Yolanda. Un elogio viniendo de tu parte.

      Eliminar
  6. excelente micro, Amparo. Hay que ver cómo está el patio en VE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, prima, tantos elogios me abruman.

      Eliminar
  7. La amistad es el motor de la vda... Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trataba, Mer. Mi primer objetivo al escribir el relato fué rendir un tributo a la amistad, pero mi mano dejó abierta la espita del gas...

      Eliminar
  8. Me ha gustado, Amparo, es muy sugerente y el final...muy explosivo.

    ResponderEliminar