martes, 28 de agosto de 2012

GANGSTERS

Sólo hizo falta un disparo. No soy caro por casualidad. Los buenos profesionales no podemos —no debemos— fallar. En estos tiempos de crisis que corren, la competencia es, más que fuerte, salvaje; y los trabajos pulcros se pagan muy bien.
     Yo prefiero apuntar al corazón porque no mueren enseguida... tardan unos segundos... necesarios, a mi entender, para que se pongan al día con el ser superior en el que crean y, de paso, para que piensen qué les ha llevado hasta esa situación. No es necesario ser cruel, para eso ya están otros sindicatos.
En cuanto al desorden de la habitación, las huellas de los tacones sobre la moqueta y embutirme en un vestido ceñido; todo eso es para la pasma. Si no les das algo con qué entretenerse se ponen muy nerviosos, y cuando los polis se ponen nerviosos son de gatillo fácil y pueden acabar disparando sobre alguien inocente, o descubriéndote por casualidad, que también se ha dado el caso. Así que las pistas llevarán a la Policía donde yo quiera, es decir, a un callejón sin salida, a otro caso sin resolver; y a mí, a por un nuevo cliente.

7 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno!! Un asesin@ de los que me gustan, sin tapujos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Malén. En la segunda frase queda ya claro el género del protagonista. Estuve dudando en ponerla hasta el final porque de no haberlo hecho nos pasaría como a los polis, que acabaríamos en un callejón sin salida. Así que hice de "informador" de la pasma. Ahora no doblo tranquilo las esquinas...

      Eliminar
  3. Una disección perfecta de un "hacer" frío y astuto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, qué más quisiera yo. Eres muy amable, Mer. Gracias.

      Eliminar
  4. Olé! No se el motivo, pero esta foto ha despertado nuestros instintos asesinos!! Muy bueno, Eu!

    ResponderEliminar