martes, 29 de mayo de 2012

LA ESPERA DE MANUELA



Habían pasado al menos cinco años y allí estaba otra vez, con mi ilusión intacta, esperando su barco. Los nervios bailaban desbocados en mi estómago y mi corazón latía a un ritmo nuevo. Le vi acercarse, su mirada se posó en la mía, después se paró en mi pecho y bajó hasta mis piernas, para volver a mis ojos llena de admiración y deseo…
Esta vez no me gritó: ¡Eh, Manolo, amarra el cabo!

14 comentarios:

  1. Uissss, qué bueno, Yolanda, tú si que sabes darle ese toque sutil de historia narrada en cuatro frases, jeje

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Yolanda!! Lo tuyo, está visto, son los micros!!

    ResponderEliminar
  3. La operación no debió salirle nada barata. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. Sugerente, sensual intimista y canalla. Fantástico

      Eliminar
  5. ¿El era ella, no? Jo, qué güay, Yolanda!!

    ResponderEliminar
  6. Y la de puertas abiertas que deja la autora. Bravo, Yolanda.

    ResponderEliminar
  7. Gracias amig@s por vuestros comentarios.
    :)

    ResponderEliminar
  8. Qué original, estás que te sales guapa, no me extraña que ganes todos los concursos en los que participas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Dori ¿ganar concursos? Hasta ahora no he ganado ni uno ¡qué más quisiera yo!..., que va hija, he quedado finalista por ahí en pequeños concursos, pero nada más.

    Un abrazo y, gracias no obstante a tod@s.

    ResponderEliminar