lunes, 28 de mayo de 2012

La chica del puerto



Nadie oyó jamás una sola palabra que saliera de su boca. Sus labios, para quienes alguna vez la vieron, eran el dibujo de una mueca rosada.
No hubo quien supiera su nombre ni a qué dedicaba su tiempo. Nadie supo explicar hacia adonde llevaba el camino que en silencio recorría mientras el viento bailaba sus ropas y se enredaba en sus cabellos.  
Sin embargo, cada tarde, se la veía sentaba en el mismo lugar, a solas con sus pensamientos y con los ojos inundados de los verdes y azules mecidos por el vaivén de las olas.

Dicen que el mar guarda, celoso, los secretos de su alma.




14 comentarios:

  1. ¡Uau!, Precioso, Carmen, muy bonito y con pocas palabras.

    ResponderEliminar
  2. A mí también me ha gustado, muy poético.

    ResponderEliminar
  3. ..."mientras el viento bailaba sus ropas"

    Sólo por esa frase, ya merece la pena haberte leído, Carmen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no he eliminado nada, Malén!!

      Eliminar
    2. Claro que no, Carmen. Lo ha eliminado ella.

      Eliminar
  5. Poético micro, voto por ellos!!

    ResponderEliminar
  6. Me encanta el ritmo del micro y su estructura. Muy bueno, Carmen.

    ResponderEliminar
  7. Gracias mil por vuestros comentarios!!! :) :)

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno Carmen. Con un gran ritmo poético, para mi gusto le da un toque especial

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno, Carmen, me ha gustado ese sabor misterioso de tu personaje, no dejes que nadie desvele nunca siu misterio.

    ResponderEliminar