domingo, 1 de marzo de 2015

Rendición




Había sucumbido de tal manera a los encantos de aquella mujer, que ya no quedaba nada del ser que había sido. Pese a todo seguía aferrándose a ella.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada