domingo, 22 de febrero de 2015

"No me arrepiento"

“Nombre: Igor Cherysev. Alias: el Mongol. Lugar de nacimiento: Kiev. Rasgos: ojos marrones y achinados, cicatriz en el lado derecho de la cara, brazos llenos de tatuajes con cadenas. Complexión: fuerte. Altura: 1,90. Antecedentes en Rusia: extorsión, protección y proxenetismo, encarcelado por robo a mano armada en Moscú. Denunciado en Francia por proxenetismo. Residencia actual: España, habla español perfectamente. Hábitos: bebedor y fumador empedernido, consumidor de cocaína”. Era él. Estaba sentado en una mesa en lo más oscuro del local. Le reconocí inmediatamente. Había visto muchas fotografías de aquel tipo durante mis investigaciones. No me daba miedo. Me guardé el papel donde estaban apuntados los datos extraídos de su ficha policial y le abordé.

—Eres Igor Cherysev —le dije mientras me sentaba frente a él. Puse mi vaso, whisky Chivas sin hielo, encima de la mesa.
—No te conozco —me replicó y me lanzó una mirada que llevaba veneno. Tenía ojos de asesino.
—Yo a ti sí. Quiero hablar contigo.
—¿De qué? ¿Quién eres tú? ¡Fuera de mi vista! —su vozarrón atronó en el local.
—¿Y a esta chica la conoces?
Saqué de mi cartera la fotografía de una chica rubia, jovencita, muy guapa. Se la quedó mirando como obnubilado.
—Se llamaba Miriam —le apunté.
—Nunca la he visto.
—Mientes, Mongol. Miriam tenía 20 años, la vida por delante, un mundo por descubrir. Había sido una niña maravillosa y una buena estudiante hasta los quince años, quería ir a la Universidad, pero os metisteis en medio. Corrompéis todo lo que tocáis.
—¿De qué me hablas?
—Era demasiado joven cuando os la llevasteis.
—No me importa lo que dices. Vete de aquí o te van a sacar con los pies por delante —Igor Cherysev echó una mirada a dos matones que habían salido de la barra y permanecían atentos a nuestra conversación.
—Miriam se escapó de casa cuando tenía 18 años, desapareció como si se la hubiera tragado la tierra. Ahora he averiguado lo que le sucedió.
—No me importa nada la estúpida historia de esa chica.
—Yo creo que sí te importa, porque estuvo trabajando en uno de tus infectos tugurios —le mostré otra fotografía en la que aparecía él con Miriam del brazo en la barra de un bar de copas.
—Nosotros no obligamos a nadie —me dedicó una sonrisa cínica y estuve a punto de saltar sobre él y borrársela de un puñetazo. No lo hice, tenía otros planes.
—Vosotros la engañasteis, la introdujisteis en el mundo de la cocaína, anulasteis su voluntad, la destruisteis. Sois una banda de degenerados sin escrúpulos. La chica apareció muerta por sobredosis hace un año. ¿No empiezas a recordar?
—No. Y, además, ese no es mi problema. Si esa chica estaba desquiciada y enganchada a la cocaína, yo no tengo nada que ver. Hay muchas así. Vete por donde has venido y déjame en paz.
—Miriam era mi hija —le dije.
—¡Echad a este loco de aquí! —gritó Cherysev a sus lacayos.

Demasiado tarde. No les di tiempo. Saqué la pistola que llevaba en el bolsillo, una Sig Sauer que había comprado por internet. Disparé a bocajarro, directamente a la cabeza de Igor Cherysev. La bala le estalló entre ceja y ceja. Murió en el acto.

 Le he contado al juez lo que ocurrió, soy culpable. Me ha dicho que nadie se puede tomar la justicia por su mano. Van a condenarme. No me importa. Cumpliré la pena que me impongan, pero no me arrepiento. El mundo es un poco mejor desde que maté a Igor Cherysev el Mongol.


                             Vicente CARREÑO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada