sábado, 10 de enero de 2015

Que parezca un accidente



A los Policías encargados del caso les costó mucho  trabajo identificarla. Nadie parecía conocerla cuando mostraban su foto. Era como si no hubiera existido.
Tras arduas investigaciones, el Constructor-Promotor confesó.  Era el principal beneficiario del contrato de edificación de la cárcel, que se había otorgado mediante una gestión privada a la Empresa constituida  a medias  con las Hermanas propietarias del suelo.
Ella era  la Tesorera de la Congregación de las Hermanitas de la Virgen de los Presos.
Al final pagó cara su negativa a compartir la comisión del 3 %.


Pepe Sanchis.

2 comentarios:

  1. No dejan en paz ni a las monjitas!!! Bienvenido Pepe Sanchís.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, Pepe. Ya no respetan a nadie, jeje

    ResponderEliminar