sábado, 31 de enero de 2015

Desarme


 Todos en la habitación le decían que le faltaba un tornillo, ella apresurada bajó las escaleras a prisa, pues pensaba haberlo dejado en la cocina. Un pequeño trompicón y cayó en pedazos, al parecer faltaban más de uno y eso facilitó su desarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada