lunes, 2 de diciembre de 2013

La Cuarta Dimensión





Desde que a Herbert se le ocurrió comenzar a narrar en una sencilla gaceta titulada “La Cuarta Dimensión” las experiencias de sus continuos viajes a través del tiempo, los habitantes de la pequeña ciudad de Blackville esperaban fervientemente aquella publicación. Con el artilugio que había inventado, el científico iniciaba casi a diario nuevas travesías que le llevaban, a su antojo, tanto al pasado como al futuro. De la más rancia antigüedad rescató memorias trascendentales, reconstruyó los perfiles de los más grandes personajes y demolió consolidadas teorías sobre el auge y ocaso de algunas civilizaciones, revelaciones todas ellas que insignes historiadores con acceso al boletín tacharon de patrañas absurdas e inverosímiles. Del porvenir trasladó, indistintamente, las noticias más ilusionantes pero también las más funestas predicciones que eran, asimismo, descalificadas y reprobadas por los gobernantes. En la última edición, Herbert escribió algo que sonaba a despedida. Al día siguiente viajaba al año 2014. Nunca nadie después supo más de él.


6 comentarios:

  1. Muy bien, Rafa. Seguro que alucinaríamos si supiéramos lo que nos depara el futuro. Y qué decir de los cuentos bien amañados de los ganadores de la historia. Apúntame a esa gaceta, por favor, aunque casi mejor no saber nada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Yo me apuntaría a la que nos dice las verdades del pasado, del futuro comparto tu inquietas expectativas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Intrigante final... Muy imaginativa la interpretación de la fotografía. Me encantan las historias con máquinas del tiempo. Buen micro, Rafa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Amparo. Estoy esperando tu relato...

      Eliminar
  4. Qué faena lo del año que entra!. Tal vez nos encontremos con Herbert en cualquier esquina y nos cuente que se quedó porque se convirtió en activista y agitador de conciencias dormidas y ya no le interesó regresar porque aquí tenía mucho trabajo. De todas formas, excelente trabajo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una estupenda posibilidad, Malén. Aunque muchas de esas conciencias dormidas están hace años en estado vegetativo y va a ser francamente difícil despertarlas. Un abrazo.

      Eliminar