sábado, 19 de enero de 2013

Money, money


Parecía una pesadilla, pero no lo era, aunque al final resultó serlo...
Onírico, virtual o real: los hombres de negro y sin cabeza  invadieron la tierra. Sus botas metálicas  iban destruyéndolo todo. Nada tiene valor:”demolición, demolición…”
En su enorme  maleta se iban llevado poco a poco las risas, las caricias, el color, la música y los sueños de un mundo mejor…dejándonos a los humanos secos de cartonpiedra.
No los vimos llegar, absortas como estábamos adoctrinando a quien quisiera oírnos: no podemos seguir así, acabaremos con todo,  hay que ponerle freno al consumo, y bla, bla, bla… ¡¡Mater natura, ay!!
Ahora somos madresestatuas, los ojos y la lengua arrancados, condenadas a oír para siempre el ruido de fondo de una descontrolada máquina registradora que en su locura acumula sin cesar  números con muchos ceros al final: "Money , Money..."

9 comentarios:

  1. Muy bien, María José, me ha gustado mucho. Ahora no pares y escribe todas las semanas.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te haya gustado.Lo de escribir cada semana ya es mas complicado porque me cuesta darlo por finalizado por muy corto que sea le doy vueltas y vueltas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es una cuesrtión de hábito, si te acostumbras, no te costará nada.

      Eliminar
  3. Muy bien, ya te has lanzado a la piscina. Y nadas muy bien, por cierto!! Bienvenida!!

    ResponderEliminar
  4. Bienvenida, María José!! Me gusta tu relato

    ResponderEliminar
  5. María José, te doy la bienvenida y te felicito por este relato, está estupendo. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todas por la invitación y por los ánimos.
    Nos veremos por aquí,os leo a menudo.

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado, tiene un toque Kafkiano que me lo hace muy agradable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias y me alegro de que te haya gustado.
      Un saludo

      Eliminar