domingo, 20 de enero de 2013

CONTRA LA MANIPULACION


Esto es un ejercicio para el taller de relato corto que estoy haciendo. Se trata de una columna de opinión y me gustaría que me la corrigiérais entre tod@s. Gracias

No hace mucho, y a través de distintos medios de comunicación, hemos sido testigos forzados de la última matanza ocurrida en Conneticut.  Nadie nos pidió permiso para abordarnos,  a las tres de la tarde, y relatarnos cómo un adolescente había entrado  en un colegio y, armado hasta los dientes, la había emprendido a tiros contra todo lo que se movía.

El suceso es aterrador y, todavía parece más aterrador, el hecho de que se esté adiestrando a nuestros cerebros a convivir con este tipo de  crónicas como si fueran acontecimientos normales y corrientes del día a día.

Lo que todavía me parece más cruel es el tratamiento que se acostumbra a dar a este tipo de crónica; sin venir a cuento, siempre se nos facilita una información gratuita siguiendo este modelo: “Era un chaval raro, no salía de casa y se pasaba el día frente al ordenador o la video-consola. Entre sus juegos favoritos se encontraban los bélicos, de lucha y los de disparos”.

No sé por qué, siempre tiendo a solidarizarme  con las madres de miles de adolescentes que comparten la misma afición; me explico: mi hijo se pasa el día con el mando de la videoconsola o con el ratón y, sé que no juega a Blancanieves y los siete enanitos, pero nunca he presenciado un comportamiento violento por su  parte ni por parte de sus amigos. Seguro que quien me está leyendo, también ha visto a sus hijos, sobrinos o… hasta usted mismo, ¿por qué no?  El hecho de apretar el botón rojo y lanzar un disparo contra el “malo” del juego no te convierte en asesino. Tampoco ver películas de James Bond, tranquilos…

Pero todavía me enferma más, si cabe, la siguiente afirmación: “El chico era autista, Asperger o padecía un trastorno de la personalidad”. Vamos a ver… ¿Era también diabético o celíaco? ¿Padecía de intolerancia a la lactosa? “No, eso no es relevante” -me contestarán con seguridad-. Y yo les responderé que tampoco es relevante en absoluto que el chaval tuviera el síndrome de Asperger, teniendo en cuenta que Einstein, por poner un ejemplo, lo padecía.

¿Por qué nos ofrecen esta información regalada? ¿Por qué nos manipulan en lugar de poner el dedo en la llaga? Porque es mucho más sencillo tratar con la “enfermedad” de una sola persona  que hablar de la auténtica enfermedad que padece la sociedad. De este modo casi nadie se preguntará quién o quienes mueven el monopolio armamentístico, quién está detrás de tantas y tantas  guerras sin sentido o quién hace la vista gorda mientras cientos de niños son reclutados para luchar en países del llamado “tercer mundo” robándoles su infancia, hasta conducirlos a una muerte segura.

Desde esta columna pido un poco de sensatez a las redacciones de los medios de comunicación. Queremos ser informados, no manipulados. Este es mi deseo para el nuevo año. Ahora les dejo para que mediten un poco, creo que llego tarde a la consulta del psicólogo…

13 comentarios:

  1. Falta "-la- la había emprendido a tiros"...
    "-lo- ha visto en sus hijos o sobrinos"...
    Sobra coma detrás de cientos de niños.
    FAlta coma detrás de informados.

    Fenomenal, Amparo, de 10, me ha encantado!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias Malén! Sí, el "la" lo había suprimido porque me parecía demasiado coloquial, pero yo lo veo mejor con "la".
    De acuerdo con las comas. ¡Un beso, guapa!

    ResponderEliminar
  3. Difícil tarea, Amparo la que nos pides. Yo creo que está bastante bien. Me suena un poco rara esta frase:
    " también lo ha visto a sus hijos, sobrinos o…"
    Si quitaras el "lo" quizás quedaría mejor.

    ResponderEliminar
  4. Parece que esté escrito por un afamado periodista, enhorabuena.
    Me quedo con la noticia y la importancia del hecho, por lo tanto yo quitaría del último párrafo la frase " creo que llego tarde a la consulta del psicólogo…" pues le da un tono de ironía que suaviza la gravedad de la situación y a mi modo de ver acerca el texto más a un relato de ficción que a una noticia aterradora.

    ResponderEliminar
  5. Sin embargo, a la profe de Fuentetaja le ha encantado el final. Ayssss, hijas mías....

    ResponderEliminar
  6. Me encanta este género. Aquí se puede profundizar subjetivamente sobre aquello que más nos impacte.
    Me ha gustado el artículo, la verdad es que la prensa es poder, la manipulación es poder...poder sobre el pensamiento, lo más íntimo del ser humano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Manuel. Ánimate con el género que más te guste.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Gracias, Mer. Me alegra volverte a leer...

      Eliminar
    2. Me ha gustado un montón. Y estoy totalmente de acuerdo. Enhorabuena!
      M Angeles

      Eliminar
    3. Gracias, MªAngeles, me alegra verte por aquí. Un beso.

      Eliminar