martes, 12 de junio de 2012

La Catedral de Burgos




Burgos, hoy, azotea del inmueble nº 5 de la calle Infante Desesperación:
- Enrique esconde su conciencia tras unos endebles paneles de madera, se sujeta con fuerza al reclinatorio de formas sencillas y frágiles, lugar en el que nadie puede arrodillarse porque a él ya no se lo consienten… al fondo, un recordatorio…
- Adela todas las mañanas se esconde tras un disfraz de normalidad recatada y acude  en busca de Enrique  para susurrarle  su mezquindad, su egoísmo… Le encuentra todos los días… Adela tiene un olfato privilegiado… porque su memoria es incapaz de olvidar la estela que emana de sus manos, de su cuerpo… precisa solamente de unos segundos para husmear, olfatear el aire que le sopla al oído un lugar…
- Enrique, tiene miedo y a cada rato huye de cada sitio donde se refugia… ha ideado un mecanismo para plegar su tenderete  en un santiamén, y corre, y corre cada vez que oye los pasos de una mujer que en algún momento fue niña…
- Adela se esfuerza para no perdonar… para no rastrear al viento que le trae noticias del paradero de Enrique a cada instante…
- Enrique se esfuerza por olvidar, por no escuchar a la pequeña Adela musitar… gracias padre, gracias por hacerme sentir tan especial, por sus caricias, por sus roces…


12 comentarios:

  1. ¡Qué sutil eres escribiendo! Lo dejo ahí...

    ResponderEliminar
  2. Quizá no he sabido contar en voz baja lo que el todos sabemos... un beso.

    ResponderEliminar
  3. El amor es así, un@s corren a buscarlo y otr@s huyen despavorid@s en cuanto lo ven aparecer por una esquina.....

    ResponderEliminar
  4. Historia del abuso, lo titularía yo.
    ¡Qué asco me dan, por diox!

    Me gusta la alternancia del texto, Mercedes. Pero me descolocan los guiones porque no es un diálogo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Miguel, pero me ha parecido una forma de marcar los tiempos con mayor intensidad... no hablan los personajes, hablan los sentimientos de los personajes... el miedo, el rencor, el odio, los remordimientos... dialogan todos, unos tras otros... Un beso.

      Eliminar
  5. Sentimientos encontrados, confundidos, culpables.
    Sutileza para hablarnos de un tema tan delicado.
    ¡Bravo!

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante tu relato, Mer Sol. Eres muy sutil como bien apuntan los compañeros de VE. Excelente si no magistral. No obstante los guiones me han despistado, pero entiendo la justificación que le has dado a Miguel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eufrasio, me gusta que te guste. Un beso.

      Eliminar
  7. Temas delicados a la hora de plasmarlos en papel, que una pluma ágil supo hacerlo que verdadera agilidad. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  8. Buen relato, Mer. Me encanta que te hayas incorporado a VE y ahora, ya, con rostro y todo.

    ResponderEliminar