lunes, 4 de junio de 2012

Andante non troppo


Subía las escaleras ruidosamente,  pisando firme  y pensando cómo poner fin al tormento que le suponía escuchar día tras día esa dichosa música. Estaba harto de ese “maldito instrumento”, que era cómo solía llamarlo. Cansado de soportar las penas y lamentos que llenaban de amargura su ya de por sí triste vida. “Nunca una canción alegre”, se repetía escaleras arriba “siempre tristeza, siempre penas… ya no puedo soportarlo más”.

Se detuvo en el rellano del tercer piso, disimulando su enfado y dibujando una sonrisa forzada en su rostro. Hundió el dedo índice en aquel botón amarillento y en el mismo instante en que el timbre sonó, cesó la música detrás de la puerta.
“Buenas tardes, espero no molestarle. Me preguntaba si podría darme usted un poco de sal” le dijo amablemente.

Un leve giro de su vecino bastó para que alzara el brazo con rapidez y asestara el primer golpe certero en su cabeza. Después, con el cuerpo inmóvil del culpable de su furia tirado en el suelo, llegó el segundo golpe, y un tercero… y otro más.
Golpeaba con rabia mientras tarareaba la melodía de aquella triste canción de violoncelo tantas veces escuchada. Con los dientes apretados, lleno de arrugas  su rostro, golpeaba sin prisa, sin pausa. Lo que en el argot musical podría denominarse con un ritmo “andante non troppo”.   

Sudoroso y excitado, casi sin aliento, con las manos ensangrentadas y sin dejar de canturrear, miró a su alrededor buscando algo grande donde esconder el cadáver para sacarlo de allí.
Una sonora carcajada salió de su garganta cuando sus ojos toparon con el estuche del “maldito instrumento”.

18 comentarios:

  1. Un cadáver en la acera. ¡Cómo mola!

    ResponderEliminar
  2. Carmen ¡qué ingenioso y divertido, pese a que cuentes un asesinato! Hay que ver, cómo eres. Por cierto, échale un ojo a esta frase: llenando de arrugas su rostro. ¿Qué tal: lleno de arrugas su rostro?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Geli! Arregladas las arrugas del rostro... Me gusta que te guste ¡Besazos y gracias!

      Eliminar
  3. Breve e intenso!! Qué bueno!!!! Sentí la furia y casi oí la música que guiaba los golpes.
    Bravísima!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Leire, por asomarte por aquí y por tus palabras!! Besazos!! :)

      Eliminar
  4. Muy bueno Carmen. Me ha gustado tu especial forma de narrar el asesinato sin que parezca "demasiado" cruel.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena, Carmen. Yo me hubiera ensañado un poco más. El móvil del crimen está más que justificado. Buen título y muy acertado.

    ResponderEliminar
  6. Estupendo relato negro!! Un asesinato muy musical!

    ResponderEliminar
  7. Muy bien. Perfecto. Muchas veces he pensado cortarle los dedos en el ascensor a la niñita repollo del sexto que no deja de teclear las teclas del piano como el que le tira de la cola a un loro. Me has dado una idea. Pintaré los dedos de blanco y negro y se los esconderé entre las teclas del piano. Me ha gustado mucho el relato. Sría buena idea que alguien continue este relato o tu misma.Una especie de tutorial de como uno se deshace de un cadaver escondido en la caja de un cello.Enhorabuena Carmen.

    ResponderEliminar
  8. Me gusta la forma que tienes de relatar la historia Carmen :)

    ResponderEliminar
  9. Tu relato, en la escena del crimen, me ha recordado a la naranja mecánica mientras golpean al ritmo de "singing in the rain". Muy buen relato.

    ResponderEliminar