jueves, 28 de junio de 2012

CUBISMOS

Cuando Pablo lamió la mermelada de fresa de la hoja del cuchillo, vio la mitad del rostro de Fernande reflejado sobre el perfil de aquel objeto de acero. Entonces supo que la simultaneidad de los puntos de vista era posible plasmarlos al unísono en un mismo papel. Terminó su desayuno en aquella bohardilla de mala muerte e inició un nuevo boceto.
La otra mitad del rostro de Fernande se reflejó en la manija de bronce de la puerta abierta y no miró atrás. No hubo portazo; desde hacía tiempo sabía que ese momento llegaría y que no podría  seguir formando parte de aquel proyecto... Y de su vida tampoco.

11 comentarios:

  1. Tus personajes me dan envidia... parecen tan equilibrados... los presentas tan conscientes de lo que hay que hacer en cada momento y con la serenidad como melodía de fondo... Me gusta. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mer, por tus comentarios. Lo cierto es que este relato nació de una idea mucho más compleja que, con los últimos recortes y medidas de austeridad ordenadas desde Bruselas, se ha quedado en esto.

      Eliminar
  2. Yo también me he imaginado la escena. Muy conseguida.
    En otro orden de cosas: No se dice "buhardilla" ? A lo mejor se puede decir de ambas formas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Amparo. Tianes razon: acabo de consultarlo y son válidas Buhardilla, Bohardilla y boardilla; pero se aconseja Buhardilla.

      Eliminar
  3. Impecable, me ha encantado la estructura narrativa y además corto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Malén. Siempre es un placer que te agrade

      Eliminar
  4. Muy bueno, Eu. Yo disiento de Mer y veo cierto desequilibrio y desencanto en tus personajes, aunque hay un narrador muy analítico que disecciona los sentimientos con neutralidad.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante la simetría de este relato. Me gusta. !Enhorabuena Eufrasio!

    ResponderEliminar
  6. Usar el cuchillo como simbología de lo que sucede en la vida de tus personajes, a la vez que juegas con el objeto y de alguna manera también lo haces protagonista de la historia, me parece todo un acierto.

    Te propongo la siguiente inversión, a ver qué te parece:

    Cuando Pablo lamió la mermelada de fresa, vio la mitad del rostro de Fernande reflejado en la hoja del cuchillo.

    ¡Me gusta, Eufrasio!

    ResponderEliminar
  7. Un micro-micro. Me encanta lo que expresas en tan pocas palabras Eu

    ResponderEliminar
  8. Gracias por vuestros comentarios. Sois todas muy amables conmigo. Un abrazo.

    ResponderEliminar