viernes, 21 de noviembre de 2014

Carpaccio




—Te preguntarás por qué te he citado y no a tu padre.
—¿Querías hablar negocios o de mi padre?
—¿Te ayudo a elegir?

Silencio.

—Estoy a cargo mientras vuelve.
—Interesante «¿no tienes ni puta idea de dónde está …?»; debo tomarte en serio entonces …
—¿Qué sugieres?
—El carpaccio, es italiano…

Hablan de negocios. Instintivamente Francesca clava su mirada en Salinas.

—Salinas, este carpaccio es sublime. Sono nel piemonte con il papo Giovanni…
—Seguramente... col tuo caro papa… «ese hijo de puta ya no ríe ni canta, ¡pero qué carne! Fina, finísima, tierna, sabrosa…».  ¡Nueva etapa! ¡Viva la Famiglia!
—¡Bravísimo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada