sábado, 7 de abril de 2012

CHARLA DE COMPAÑEROS




- ¿Qué te parece la última?

- ¿A qué te refieres?

- Sé de buena fuente que si recalificamos los terrenos de La Serranía, nos pagarán doscientos mil  a cada uno.

- ¡Ja, ja! Me hace gracia lo de “nos pagarán”.

- Bueno ya sabes…

- Somos mayores…Con esto y alguna “cosita” más que caiga…me retiro cuando acabe la legislatura.

- Yo también. Hemos estado a punto de caer con lo de Mallorca. ¡Menos mal que nos avisaron a tiempo!

- ¡Uuufff!…Me veía entre rejas…A nuestra edad… ¡Qué vergüenza!

- ¿Tienes  solucionado lo de tus hijos?

- Si, he instruido al más pequeño. Parece  el único capaz de seguir mis pasos.

- ¡Magnífico! Mis hijos no quieren saber nada de política. La chica…a lo mejor, pero es muy joven.

-¡Mejor, si es joven!…Además, con la moda esa de la paridad en los mandos ejecutivos…con su apellido lo tiene más que claro.

- Sí, tienes razón… ¡La orientaré para que haga derecho, por lo menos!

- ¿Sabes? En el fondo siento pena por Jaime…pero, era el más indicado.






5 comentarios:

  1. Una estupenda historia Amparo. ¡Pero por Dios no des ideas!, son capaces los políticos corruptos de enseñar a sus hijos para que sigan el mismo camino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡La realidad siempre supera a la ficción, Fina!

      Eliminar
  2. De acuerdo con ambas, lo de "seguir los pasos" nunca mejor dicho. Felicidades!!

    ResponderEliminar
  3. Muy actual y, desgraciadamente real, esperemos que los hijos no sigan esos corruptos pasos. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo con todos. Muy bueno, Amparo. Felicidades.

    ResponderEliminar