miércoles, 5 de junio de 2013

El último tren.



Lanzó una última mirada fugaz y giró la esquina. El “Adiós” se quedó en un susurro quebrado que se llevó el viento, aquel viento invernal que no terminaba de marcharse pese a que ya florecían las primeras margaritas. Sabía que la buscarían, y quizás entonces tendría que brotar de sus labios aquel “Adiós” tan temido y doloroso. Mientras tanto, ella pensaría en la vida que siempre deseó tener, aquella vida que le arrebataron el día que la vistieron de blanco.

Miró el reloj y corrió calle abajo, hacia la estación de tren. Allí estaba ella. Le pareció la mujer más bella del mundo. Sonrieron al verse y subieron al tren, el último de aquel día. ¿Destino? No le importaba si estaba junto a ella. Se acurrucaron contra el asiento mientras comenzaba el leve movimiento de arranque.
- Adiós – Susurró.

5 comentarios:

  1. Bello micro, Amparo. La huida a bordo de un tren en pos del futuro...

    ResponderEliminar
  2. Buen micro, Amparo. Sigue escribiendo a ver si nos animas a tod@s.

    ResponderEliminar
  3. Bravo por la protagonista, jamás hemos de perder el tren!!

    ResponderEliminar