martes, 3 de mayo de 2011

Sueños robados

Siempre le gustaron los recuerdos de postal. Como la que ahora tiene entre sus manos. No conocía ese lugar, ni ese mar enfurecido contra las rocas de cartón piedra, ni esas nubes tan bien trazadas. Pero está claro que ya se imaginaba dando un paseo a su orilla. Podía sentir el viento sobre su rostro. Olía a brea y a sal.

Los atesora y los sueña. Sueña con una casa junto a él, de la que no sea necesario salir para sentir su presencia.

-“¡Señora, que se le olvida la carpeta!” La fotografía se escabulle en el interior de uno de sus bolsillos, guardada celosamente.

7 comentarios:

  1. Me gusta, Magdalena, tu coleccionista de sueños. Dime, ¿ha robado la postal?

    ResponderEliminar
  2. Con pocas palabras has creado un hermoso relato enhorabuena Magdalena.

    ResponderEliminar
  3. Un micro intenso donde se imaginan un montón de historias. Bravo.

    ResponderEliminar
  4. Sí claro, devuelve la carpeta, pero no la postal.

    ResponderEliminar
  5. Excelente ejemplo de microrelato Magdalente. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  6. La ladrona de los sueños de postal. Si señora.

    ResponderEliminar