jueves, 4 de diciembre de 2014

EN LA CONSULTA



- Buenos días, doctor.
- ¡Buenos días! ¿Cómo se encuentra?
- No tan bien como usted.
- Cuénteme, cuénteme…
- En la última visita usted me dijo que debía aprender a decir “no”.
- Correcto. Debe trabajar esa asertividad que le hace parecer tan blando, tan pusilánime…
- Lo intento, pero me cuesta tanto… y luego están esas alucinaciones… Son tan reales… ¿No debería aumentarme la medicación?
- Déjeme pensarlo… Por la mañana puede tomar dos pastillas en lugar de una. Tome nota.
- Sí, a ver si mejoro algo, porque en estos momentos veo un conejo blanco en lugar de verlo a usted…
- Ja Ja Ja… ¡qué locura tan simpática manifiesta usted! Nos vemos el lunes próximo.

- Hasta el lunes doctor. Le dejo las zanahorias a su enfermera, la de la manchita negra en el hocico.

8 comentarios:

  1. Me parece que la cordura se marchó de vacaciones, ja,ja,ja Muy divertido

    ResponderEliminar
  2. Hermoso relato, muy naif pero pero efectivo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luis. Debo ser naïf, no eres el único que me lo dice... Me lo debo tratar??

      Eliminar
  3. Jajaja un relato loco, loco. Me encanta.

    ResponderEliminar