jueves, 25 de octubre de 2012

UN LUGAR SECRETO


 

                                                        

Antes pensaba que, a partir de los cuarenta, me convertiría en una mujer invisible para ti y para los demás hombres. Una mujer de ésas que, cuando pasas junto a ella, jamás volverías la cabeza para mirarla. Ahora, mientras tomo el desayuno, como todos los días frente a ti, soy yo la que experimento esa sensación al mirarte.

Te dedicas a leer el periódico todas las mañanas, mientras tu café se enfría en la taza. Día tras día. Es una silenciosa rutina que me ha convertido en una mujer diferente. He sido yo quien ha cambiado; la que ahora tiene éxito en el trabajo, aficiones, amigos nuevos. Recibo todos los días invitaciones para asistir a conciertos, exposiciones de pintura y estrenos de teatro a los que tú te niegas a acompañarme. Prefieres quedarte en casa con las pantuflas y tu batín de raso, delante de una película de James Bond. Así satisfaces tus sueños de tener un potente coche y una atractiva mujer en tu cama, cada día.

Tú no te preocupas de si tengo o no algún amante y, a mí, no me importaría que  tú te vieras con alguien, incluso lo desearía. Te doy un beso en la frente siempre antes de irme. En la frente… porque ya no sería capaz de besarte en los labios con pasión, como cuando nos conocimos. Porque has pasado de ser mi pareja a ser el hermano que jamás tuve. No sospechas que necesito irme todas las tardes en busca de algo que me haga sentir más viva, aún si cabe, de lo que ya me siento.

Ya en la calle, camino con ímpetu hacia un lugar secreto para ti, ansiado para mí. Donde quién me recibe sólo desea complacerme y hacerme sentir única. No necesito hablar de ti ni de nuestra relación, puedo reír o llorar, gritar, compartir ideas, deseos y confidencias. Puedo soñar cada tarde en lo que me plazca mientras saboreo una bebida caliente y especiada, mientras escucho melodías que me trasportan a otros tiempos y a otros lugares lejanos y exóticos; mientras barajo entre mis manos, los naipes de la partida de canasta junto a mis amigas.

15 comentarios:

  1. Jo, Amparo, otro matrimonio roto. Creo, sinceramente, que nunca me casaré. Ufff, qué futuro más tétricoooo, jajajjjaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wisssss, que no has llegado al final, eh?????

      Eliminar
    2. Siiii, me ha dado mucha risa, y no sé si me da más miedo un matrimonio roto y tener un amante, que terminar mis días jugando a la canasta, jajajajaa

      Eliminar
    3. la canasta, a mí, la canasta, jajaja

      Eliminar
  2. Me has engañado totalmente con la partida de canasta, yo esperaba un amante apasionado. Buen micro, Amparo. besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, sí, me apetecía un final distinto!!

      Eliminar
  3. Sí, es cierto, espeluznada me tenías, un remate estupendo para un micro muy elaborado.

    ResponderEliminar
  4. Uau, qué buen giro final! Muy bueno, Amparo.

    ResponderEliminar
  5. Esta pareja es una S.L. con intereses comunes... Me gusta mucho

    ResponderEliminar
  6. Que bueno Amparo. A pesar de la rotura matrimonial, ella es muy feliz sin falta de buscarse un amante. ¡Me encanta!

    ResponderEliminar
  7. Que malas somos!!! Todas deseando un amante fogoso!! Muy bueno!!

    ResponderEliminar